Presentan en Argentina proyecto para legalizar el aborto

El debate se instaló con más fuerza que nunca en el Parlamento luego de que en los últimos años el reclamo cobró impulso en círculos políticos y sociales

Después de años de lucha de grupos políticos y sociales, la legalización del aborto en Argentina parece no afrontar tantos obstáculos para convertirse en realidad.

publicidad
Publicidad

Así lo sienten los 71 diputados de distintos partidos que este martes presentaron el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Es una iniciativa que en otras seis ocasiones no prosperó en el Congreso y que esta vez logra su mayor adhesión.

La diputada izquierdista Victoria Donda dijo que existe la sensación compartida de que esta vez el proyecto va a llegar al pleno de la cámara baja para ser votado al presentar la iniciativa en un anexo repleto de legisladoras que llevaban un pañuelo verde anudado al cuello, representativo de los defensores del derecho a interrumpir el embarazo.

En la actualidad, la legislación lo permite en casos de violación o peligro para la vida o la salud de la mujer gestante. No obstante, según agrupaciones proabortistas, muchos hospitales públicos no realizan la práctica en los casos no penados por la ley.

El debate se instaló con más fuerza que nunca en el Parlamento luego de que en los últimos años el reclamo cobró impulso en círculos políticos y sociales.

El propio presidente Mauricio Macri, que no apoya el aborto, instó días atrás a los legisladores a debatir libremente su legalización.

Donda, del partido Libres del Sur, está entre los 71 diputados oficialistas y opositores firmantes de la iniciativa que señala que:

“En el ejercicio del derecho humano a la salud, toda mujer tiene derecho a decidir voluntariamente la interrupción de su embarazo durante las primeras catorce semanas del proceso gestacional”.

Afirma también que las mujeres tienen derecho al aborto en los sistemas privados y públicos de salud en un plazo máximo de cinco días desde su requerimiento.

“Esta ley tiene el nombre de las mujeres que perdieron la vida haciéndose un aborto clandestino. La última es María Campos. Tenía cinco hijos”, añadió la diputada entre los aplausos de miembros de organizaciones proabortistas.

“¡Anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir!”, gritaron algunos asistentes.

Analía Bruno, de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, afirmó que el debate es auspicioso y corona décadas de lucha.

Indicó que desde la restauración de la democracia en 1983 luego de la última dictadura militar, más de 3 mil mujeres fueron condenadas a muerte, por haber abortado de forma insegura.

Las voces a favor y en contra del aborto libre y gratuito atraviesan transversalmente todo el arco político. Dentro del oficialismo, altos funcionarios han manifestado su oposición y otros han expresado públicamente su apoyo pese a la aún fuerte influencia que ejerce la Iglesia católica.

El jefe de gabinete, Marcos Peña, expresó que luego de “de haber escuchado el corazón” de sus hijos en las ecografías, le cuesta pensar que eso no es vida.

Sin embargo, también se mostró partidario de debatir y que se puedan respetar las distintas posiciones.

Según un informe de 2016 del Ministerio de Salud, en Argentina se realizan entre 370 mil y 522 mil abortos por año, cifras estimativas ya que, por tratarse de una práctica clandestina, no se dispone de datos precisos.

La Campaña Nacional por el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito sostiene a su vez que 49 mil mujeres son hospitalizadas al año por complicaciones relacionadas con prácticas abortivas inseguras y las más afectadas son las de origen humilde.

Nicaragua y El Salvador son los únicos países de América Latina donde el aborto aún está completamente penado.

Publicidad