¡Sam Claflin odia que lo traten como galán!

Para muchas de nosotras Finnick es un verdadero galán, pero a Sam Claflin no le gusta que lo encasillen como tal y de hecho se molesta cuando los medios de comunicación lo llaman el nuevo “rompecorazones” del cine.

En entrevista con The Guardian, Claflin considera que estas etiquetas son exclusivas de Hollywood, no necesariamente de los fanáticos.

Publicidad

“Es algo que me vuelve loco sobre la industria. Que porque hayas hecho un papel, no puedas hacer otro. Te entran ganas de decir: Soy actor, ¿sabes? Puedo hacer de otra persona. No te toman en cuenta por cómo hablas o por tu aspecto. Hice The Riot Club y por eso me ofrecen un montón de papeles de loco pero no me elegirían para hacer de conductor de taxi número 3”, expresó.

Pero esta pose de galán, seductor o incluso “loco” no tiene nada qué ver con Sam, quien asegura que en 6 meses lo único que hizo fue pasar un rato cómodo en cama y disfrutar de la serie Friends.

“Durante la primera de Los Juegos del Hambre: En llamas, estuvimos en Atlanta durante seis meses. Estaba en un hotel y lo único que me hacía compañía era una colección de Friends”, concluyó.