Se enfrentan huachicoleros y militares en Puebla e Hidalgo

En uno de los ataques, civiles armados usaron a mujeres y niños como escudos

Delincuentes dedicados al robo de combustible, conocidos como huachicoleros, atacaron desde la noche del miércoles y durante el jueves a militares y policías en Puebla e Hidalgo, dejando un saldo de cuatro soldados y seis civiles muertos (dos de ellos menores de edad), 12 heridos y 14 detenidos.

publicidad
Publicidad

En Puebla, el miércoles por la noche ocurrieron dos agresiones contra soldados en Palmarito Tochapan, municipio de Quecholac; en uno de los ataques, civiles armados usaron a mujeres y niños como escudos.

En los operativos fueron decomisados vehículos blindados y armas largas. Ayer jueves, luego de los enfrentamientos, presuntos habitantes de la zona bloquearon cinco horas la autopista Puebla-Orizaba. De enero a la fecha se han triplicado las agresiones de los huachicoleros.

También ayer, pero en Tula, Hidalgo, policías estatales salieron ilesos tras ser atacados.

Se intensifica la guerra de los huachicoleros

Al menos mil elementos de seguridad y locales realizan operativo contra robo de combustible; en Hidalgo, chupaductos emboscan a policías estales.

Más de mil elementos del Ejército y de las policías federal y estatal, con equipo antimotines, armas de fuego de distintos calibres, vehículos artillados y dos helicópteros enfrentaron a ladrones de combustible en Palmarito Tochapan, comunidad de Quecholac, municipio enclavado en el llamado Triángulo Rojo.

Los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) atendieron un reporte sobre una toma clandestina en ductos de Pemex a la altura de este pueblo, ubicado a un costado de la citada vía terrestre, donde fueron recibidos a balazos; sin embargo, no respondieron a la agresión porque usaron a mujeres y niños como escudos.

Antes de la media noche, los soldados volvieron a Palmarito, pero al ser atacados con vehículos blindados respondieron también con armas de fuego, lo que dejó saldo de diez muertos: cuatro soldados y seis civiles, entre quienes destacan una mujer y un varón de 17 años de edad; además de 12 uniformados heridos y 14 personas detenidas.

El secretario general de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, destacó el decomiso de armas de distintos calibres y vehículos blindados a los delincuentes, aunque no especificó cuáles.

En el operativo participaron unos 600 elementos del 55 Batallón del Ejército, así como de la Policía Militar destacamentada en Puebla y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública local.

Además, dijo, durante la mañana del miércoles se incorporaron 400 elementos más con dos helicópteros y vehículos artillados.

El titular de la Fiscalía General del Estado, Víctor Carrancá, dijo que por lo anterior se iniciaron las carpetas de investigación correspondientes, los heridos fueron trasladados a hospitales y a los fallecidos se les realizan las necropsias correspondientes.

La PGR, inició una carpeta de investigación, contra quien resulte responsable por los hechos ocurridos.

Por otra parte, en Hidalgo, en menos de 24 horas, huachicoleros consumaron un segundo ataque en contra de elementos policiales, confirmaron autoridades locales.

Los hechos se dieron en Tula de Allende, donde elementos de seguridad pública acudieron a verificar un reporte en el que se afirmaba que se transportaba hidrocarburo ordeñado.

Al llegar al sitio, los elementos detectaron unidades sospechosas y fueron atacados por lo que se replegaron, sin reportarse heridos ni muertos.

Qué es un huachicolero

El término huachicolero tiene una derivación de la palabra huacho, que significa surco o “hendidura que se hace en la tierra con el arado”, de acuerdo con la real Academia Española.

De ahí la derivación de la palabra huachicolero, es decir, la persona que hace surcos en la tierra o en el caso de los chupaductos, aquellos que hacen hoyos en la tierra para extraer los hidrocarburos.

Hay otra acepción del término: también se dice que la palabra huachicol se utilizaba por los transportistas para definir una bebida adulterada de brandy, whisky o ron.

De ahí derivó a ser utilizada para la compra de combustible robado.

Publicidad