Si es por negocios no es adulterio

Un juez japonés negó una demanda de adulterio debido a que la relación sexual fue por mero negocio

Después de que la esposa de un hombre levantara una demanda debido a la infidelidad de éste con la hostess de un club nocturno, el juez Masamitsu Shiseki negó el adulterio porque el intercambio sexual fue motivo de negocios.

publicidad
Publicidad

De acuerdo con el juez, lo que sucedió fue un caso de makura eigyo, lo que significa que la empleada tuvo relaciones con el hombre casado con el objetivo de que siguiera visitando el club de manera regular, publicaron medios locales.

La esposa del adúltero había demandado a la hostess por cuatro millones de yenes (más de 480 mil pesos mexicanos) por el estrés que le causó la relación de siete años entre ella y su esposo, presidente de una compañía.

“Si es por negocios, no daña la relación en absoluto”, sostuvo Shiseki en un tribunal de Tokio.

Por su parte, Katsuki Aoshina, abogado de la esposa, declaró que el juez debió investigar los hechos antes que permitir una relación sexual fuera del matrimonio e “introducir el concepto de makura egiyo de la nada”. También considera que este caso podría debilitar la protección legal de la población contra el adulterio.

Publicidad