Tiempo de reflexión y descanso

Véritas Liberabit Vos

Este próximo domingo 25 de marzo estaremos celebrando el llamado Domingo de Ramos día en cual finaliza la Cuaresma y se entra de lleno a lo que se conoce como Semana Santa y con ella consecuencia lógica el inicio de un período vacacional para alumnos de todo el Sistema de Educación Básica y Educación Media Superior y en casi la mayoría de los planteles de Educación Superior; razón por la cual el júbilo y deseo ferviente por el asueto se hace notar desde hace días en el rostro de los escolapios.

Publicidad

Recordemos que la Semana Santa sigue a la Cuaresma la cual inició el Miércoles de Ceniza que  en esta ocasión fue el 14 de febrero y de ahí empezamos a contar los cuarenta días hasta llegar al Domingo de Ramos, fechas estas cambiantes que no coinciden con la anterior y por lo cual este tema ha sido motivo que en más de dos  pláticas coloquiales, donde me han hecho la pregunta de  cuál es la manera o con base en que se determina las fechas para la Semana Santa ya que como revisaremos cada año son diferentes.

Pues bien efectivamente una de las señales más claras y que nunca fallarán es que en los días del jueves, viernes o sábado Santos la luna estará en su máximo esplendor, y su fundamento está en que precisamente la determinación de la Pascua que inicia con el domingo de Resurrección se basa en el calendario lunar y corresponde al domingo posterior a la luna llena de primavera lo cual ocurre normalmente entre el veintidós de marzo y el veinticinco de abril. En esta ocasión la luna llena también conocida como “luna llena de primavera”, “luna pascual” o “luna rosa” es el viernes 31 de marzo  por lo que el Domingo de Pascua es el día primero de abril, hay algunos calendarios o agendas que traen marcadas las etapas de la luna, solo es cuestión de ubicarse en el día de primavera, buscar el día que marca que habrá luna llena y ver cuál es el domingo posterior, es decir, hacer cálculos.

Las demás fechas vienen por consecuencia el domingo previo al de Pascua es el domingo de Ramos o Palmas (en este año corresponde al veinticinco de marzo) de ahí se cuentan cuarenta días hacia atrás y se llegará al miércoles de ceniza que es propiamente con lo que se inicia la Cuaresma es decir representa la cantidad de días en que la tradición marca que Jesucristo se preparó en el desierto para lo que sería su Pasión, de ahí el nombre de Cuaresma que proviene de cuarenta, número que es común en la Biblia ya que entre otras cosas cuarenta días duró el diluvio, cuarenta años duró el pueblo elegido para llegar a la tierra prometida, cuarenta días estuvo Moisés en la montaña.

Del Domingo de Resurrección se cuentan cuarenta días más para llegar al día de la Ascensión y diez días más se establece el día de Pentecostés que proviene de la palabra “quincuagésimo” donde a los cincuenta días los apóstoles y la Virgen reciben al Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego que se posan sobre ellos y los conminan a llevar por el mundo la palabra del Evangelio, se da por sentado entonces que es en ese momento donde queda instituida la Iglesia como formadora y evangelizadora.

Así con estos datos podemos amable lector determinar cuando los alumnos estarán gozando nuevamente de estas vacaciones en el año 2019;  de acuerdo al calendario lunar del próximo año esta se extenderá bastante comparándola con la fecha actual ya que la luna llena posterior a la primavera será el viernes 19 de abril, razón por la cual el Domingo de Pascua será el veintiuno de abril, una semana antes será el domingo de ramos que corresponderá al catorce de abril, cuarenta días antes el seis de marzo será el miércoles de ceniza y por ende el treinta de mayo será el día de la Ascensión y el nueve de junio Pentecostés, dando así cabal respuesta a la inquietud las próximas vacaciones de nuestros alumnos las cuentas señalan que serán propiamente del quince al veintisiete de abril regresando a clases el día veintinueve uno antes del día del niño y previo al día del trabajo!!!, interesante panorama para la organización escolar del mes de mayo.

Así que sin hacer futurismo podemos satisfacer un poco una leve curiosidad de fechas como las arriba mencionadas, no sin antes recordar que ojalá estos días vacacionales puedan ser utilizadas con varias finalidades para fortalecer nuestro cuerpo y nuestro espíritu, recordando que como seres humanos somos tanto materia como espíritu y cada una de ellas requiere de ser alimentado, el cuerpo con el descanso unido a la sana convivencia con los seres queridos y amistades, así mismo  el espíritu con todo aquello que lo ennoblezca y lo haga trascender y es propiamente esta Semana Mayor donde podemos darle al mismo una dosis muy grande de recogimiento, reflexión y fortaleza recordando aquél Ser que quiso morir en una cruz, humillándose para legarnos un camino de felicidad a la cual todos estamos llamados.

Vivamos de la mejor manera esta Semana Mayor donde nuestro espíritu sea reconfortado y enriquecido para poder cumplir cabalmente con nuestras responsabilidades en cualesquiera de los roles que nos toca desempeñar en esta vida, es nuestro mayor deseo para todos nuestros lectores

FELICES VACACIONES