Tiempos para dar amor

La verdad… sea dicha

Oiga, amable lector; a usted no le ha tocado ver a gente que le cuesta mucho trabajo exteriorizar sus sentimientos afectivos, es curioso, pero aunque parezca raro hay en el mundo millones de personas a las que se les hace muy difícil dar un abrazo, un beso, o una expresión verbal que indique que también sienten afecto por los demás. Y no me refiero al hecho de ocultar los afectos con los seres cercanos, que también suele suceder, me refiero al sentimiento que se debe expresar entre todos los seres humanos, más allá de los lazos consanguíneos o de afinidad donde los cariños pueden ser más comunes. Por ejemplo, dar un fuerte abrazo al vecino, a la vecina, al amigo entrañable, al maestro, al doctor, esto como prueba de nuestro raciocinio y humanismo de personas educadas. Digo, ya en lo que respecta a los besos en la mejilla tan común entre las jóvenes y las damas de sociedad, por lo general en nuestro país no resulta una práctica tan usual, como podría ser en Europa donde la costumbre son dos besos, uno en cada mejilla. Ciertamente también nuestra cultura juega un papel importante en esto de mostrar el aprecio; en México por ejemplo, los hombres no se besan en la mejilla unos a otros, eso es visto como una flaqueza de su hombría, y al final del día una limitante para expresar los afectos sanos, que no debieran faltar; más aún, es tanta la aversión respecto a esta expresión de sentimientos, que por ejemplo aquella foto tan famosa donde don Vicente Fernández le da un beso en la boca a Alejandro su hijo mayor, fue vista por ciertas personas con morbosidad, cuando lo que en realidad se debiera apreciar es el amor humano entre un padre y su hijo. En fin, hay mucho que comentar sobre este tema, hay mucho por trabajar para ser más afectuosos y condescendientes con nuestros hermanos. Por lo pronto, en esta celebración decembrina, con que no falte un buen saludo y una sonrisa sincera ya estamos ganando. ¿No cree usted, amigo lector?

Publicidad
La euforia navideña

Hoy también la ciudadanía anda del tingo al tango comprando los regalos y haciendo el menú de lo que será la cena de noche buena; ojalá no hubiera un sólo mexicano que esta navidad se quedara sin cenar o sin un regalo, aunque a decir verdad, como dicen en el rancho, la Patria está fregada en lo que a economía respecta.  Aún así hay quienes hacemos un gran esfuerzo para mantener viva en nuestras familias esta tradición navideña que nos heredaron nuestros ancestros. Mire, le voy a contar: Hace días, acompañado de mi familia, decidí acudir a uno de los centros comerciales que afortunadamente se han instalado en esta bella ciudad de Tepic, para comprar el tradicional arbolito de navidad. Esperando que el módico presupuesto nos alcanzara, llegamos al estacionamiento de la tienda, con todo el valor de quien ha decidido desprenderse de una buena parte de su nada desahogado salario, sobre todo en estos tiempos en que los productos suben diario como bombas de jabón. Claro, no es lo mismo ser diputado, que simple trabajador de la pluma; ellos, los “defensores” de nuestros derechos, también saben defender su pedazo de carne como gato boca arriba; este año como los anteriores, los legisladores locales y federales recibirán sus abultadas quincenas y aguinaldos sin un solo peso de reducción, oiga, eso es defender con valentía “sus intereses.” En fin, luego de varias vueltas porque el estacionamiento estaba saturado, encontramos un lugar para acomodarnos; no entiendo de dónde sale tanta gente queriendo comprar, nos quejamos de que no hay dinero pero inexplicablemente los centros comerciales siempre están a reventar, y las largas filas en las cajas me indican sin temor a equivocarme, que nadie fue sólo a percatarse de qué color es el piso del establecimiento.

Ya adentro empezamos a buscar el arbolito, había que encontrar uno que se adecuara a nuestro presupuesto, ni más ni menos; en la vida las cosas no siempre son como uno quisiera, las decisiones se toman con firmeza, pero también con sentido de responsabilidad para no caer en errores absurdos; ahí tiene el problema del SUTSEM, están en una cerrazón que no les conduce a nada, sin soluciones viables, ni para atrás ni para adelante, están atorados. Doña Águeda Galicia, cree que las amenazas y las marchas multitudinarias pueden más que la tolerancia y el diálogo; en mis largos años de experiencia no conozco otra forma de solucionar los problemas que no sea mediante la comunicación, como decía mi abuela, en pelea de mulas nomás las patadas se oyen, la verdad, en alguien debería caber la prudencia. Decididos por uno medianito que estaba en “oferta” el asunto del árbol quedó resuelto, faltaban las esferas, las luces y los adornitos, ni modo, apechugar el gasto. Si algo se empieza se debe terminar y bien; por eso pienso que el mentado Canal Centenario en la Costa de Oro de Nayarit  será trabajado y bien logrado hasta el último día del gobernador Roberto Sandoval Castañeda, lo que seguramente dejará grandes beneficios al Estado. Salimos de la tienda todos cargados, dispuestos a llegar a casa para armar no sólo nuestro árbol, si no las esperanzas personales en los proyectos del año que viene, un año que se espera bastante difícil, sobre todo para las magras finanzas de la nación; tristemente se habla de recortes presupuestales, de despidos de trabajadores, de posible crisis, pero ojalá el tan sonado tema no pase a mayores por el bien de toda la ciudadanía. Me preguntaba mi esposa que dónde quedaría mejor colocado el árbol, y le contesté; el lugar es lo de menos siempre que cumpla su cometido, unir a nuestra familia, y la de todos en estas fechas decembrinas.

Noticias del Congreso local

Los diputados y diputadas analizan el segundo paquete de leyes de ingresos de municipios 2016. Respecto a esto se informó que las leyes son documentos de carácter prioritario, ya que en ellas se precisa información que permite dar cuenta de las preferencias presupuestarias. Cada instrumento jurídico legal será aplicable a partir de enero del 2016, y sustentan la generación de ingresos, impuestos, cuotas o derechos que deban recaudarse por parte de los gobiernos municipales, lo que facilitará entender la situación que guardan los municipios en la entidad. De esta manera, a tambor batiente la Trigésima Primera Legislatura del Congreso del Estado de Nayarit estará concluyendo el año, para regresar en 2016 con más bríos para trabajar en favor de los nayaritas. Eso es lo que esperamos.

Cafeteando la noticia

La especial posada del Instituto Estatal Electoral de Nayarit. El pasado domingo en el IEE tuvieron la gentileza de realizarnos la posada a los comunicadores  de la entidad; fue una comida deliciosa a base de mariscos, pero lo más agradable fue la hospitalidad que nos brindaron los nuevos Consejeros Electorales que convivieron de muy buena manera con el gremio periodístico. Gracias al Consejero Presidente, Celso Valderrama Delgado, y desde luego a Sonia Partida Plata, la titular de Comunicación Social del Instituto, por sus siempre finas atenciones. robleslaopinion@hotmail.com