UAN debe generar recursos propios

Caldero Político

De acuerdo al académico José Octavio Camelo Avedoy -secundado por su propio padre Octavio Camelo Romero y el experimentado  Raúl Pérez González-, la Universidad Autónoma de Nayarit está obligada a allegarse de recursos económicos generando sus propios productos y servicios, para no depender de los subsidios federal y estatal, además de otras pequeñas fuentes.

publicidad
Publicidad

Avedoy comenta que la viabilidad de ello está en función de por lo menos dos apartados:  el capital disponible y la premura de tener ingresos.

“De ello es válido decir que la UAN cuenta con uno de los recursos humanos más calificados de todo el estado y en muy diversas áreas del conocimiento; también tiene gran premura por obtener recursos, y no cuenta con nada de capital para invertir. Así pues, en un primer momento no se podría estar pensando en generar unidades de producción de algún bien porque se ocuparía el capital inicial además de tiempo, pero no así la venta de servicios profesionales, donde no se ocupa capital inicial y se puede empezar de inmediato”.

“Es decir, vender la capacidad intelectual de sus investigadores en forma de consultorías, capacitación, estudios de impacto ambiental, estudios de mercado, de planeación estratégica, administración de recursos, manejo financiero, energías limpias y conservación ecológica”, apunta.

El profesional apunta que esos servicios pueden ofrecerse primordialmente a la iniciativa privada, “porque los ayuntamientos están quebrados y además todo quieren fiado y no pagan, y la UAN no está para andar fiando nada”.

Añade, quien fue aspirante a Rector de la UAN, que la región a la cual se tendría que estar enfocando de manera natural todo este esfuerzo es a toda la Bahía de Banderas (Nayarit y Jalisco), “porque es el turismo una de las ramas que no se ha contraído en el último año y  esta región sigue en expansión, lo que significa movilidad de capital”.

En este mismo tema, abunda que, por el momento,  la UAN debe apropiarse de ese mercado, “para hacerse llegar de recursos propios en el corto plazo”.

Como estrategia inicial propone “que la UAN vaya a ofrecer, de inmediato, todo un abanico de cursos, capacitaciones, asesoría, consultoría para certificaciones, a todos los hoteles -de 4 estrellas para arriba-,  las empresas constructoras sobre certificación en seguridad laboral y  ofertar todos los estudios de impacto ambiental requeridos”.

Sugiere que los empresarios vean en la UAN un espacio de solución a todos sus requerimientos en una sola institución: una oferta totalmente integral de servicios en todo lo que tenga que ver con la demanda de esa región.

“Pero a gran escala, que toda empresa de cliente potencial, reciba la visita profesional y ejecutiva de la UAN a ofrecerle estos servicios, a todas, si son 1000 hoteles, 300 constructoras, 5000 restaurantes, personal de la UAN debe de ir con esas 6,300 empresas a decirles que estamos para ayudarles a resolver todos sus problemas de manera integral”.

Apunta que las áreas que deben participar son: la Secretaría de Vinculación y la Secretaría de Finanzas.

En lo personal nos parece viable e interesante esta propuesta para que la universidad logre más ingresos con productos y servicios de calidad y explore alcanzar financiamiento extra para paliar sus planes y programas, y no depender de los subsidios o de los pocos ingresos por pago de inscripciones.

Similar propuesta les escuché, por separado, a los experimentados Octavio Camelo Romero y Raúl Pérez González, por lo que la actual administración universitaria debe razonar seriamente esta iniciativa y actuar en consecuencia.

VEREMOS Y DIREMOS.

Publicidad