Una buena técnica de estudio Primera Parte

Véritas Liberabit Vos

El término estudiante se refiere a aquella persona que lleva a cabo el acto de Estudiar, por eso hoy nos referiremos a esa importante actividad brindando de una forma práctica varios consejos que la experiencia acumula para ayudar a llevar a buen término esta enriquecedora y formativa cualidad.

Publicidad

Aprender a estudiar es muy parecido a la forma en que supimos hacer varias cosas como: andar en bicicleta, nadar, etc. Primero alguien nos dio algunos consejos y luego nosotros practicamos mucho. Nadie nace sabiendo estudiar, se requiere aprender algunas técnicas de estudio y luego ponerlas en práctica, así desarrollaremos buenos hábitos de estudio que nos servirán para nuestra vida, ya que nos facilitarán los aprendizajes académicos y nos ayudarán a obtener mejores resultados en los exámenes, sabedores de que para esto no hay recetas ni fórmulas mágicas.

A continuación mencionamos y sugerimos siete pasos para estudiar mejor

1.- Poner atención en clase

2.- Tomar buenos apuntes

3.- Planificar con anticipación los exámenes y trabajos escolares

4.- Adaptar un lugar para estudiar con lo que requiere cada materia

5.- Dividir un gran trabajo en partes

6.- Pedir ayuda si hay algo que no entiendo

7.- Dormir bien por las noches

Poner atención en clase

¿Sabes que antes que te pongas  a estudiar ya has empezado a hacerlo?

¿Cómo? Cuando prestas atención en clase y tomas buenos apuntes estás empezando el proceso de aprendizaje y estudio

¿Te cuesta trabajo poner atención en clases? ¿Te sientas cerca de una persona que habla mucho, es muy ruidosa o sabes que te distrae?, ¿No ves u oyes bien? Entonces, asegúrate que durante la clase ubiques tu mejor lugar para poder prestar atención (ya tendrás en el receso o recreo el tiempo de platicar o contarle a tus amigos lo que quieras). Si hay algo que te impide prestar atención o tomar buenos apuntes en clase coméntaselo al profesor o a tus padres.

Los buenos apuntes facilitan el estudio

Empieza anotando la información que explique o escriba tu profesor durante la clase: Intenta hacer buena letra para que después entiendas tus apuntes, toma en cuenta las referencias bibliográficas que en clase sugiere el maestro. También es una buena medida conservar los exámenes, quizz o pruebas prelectio, tareas y documentos de trabajo ordenados por materia, estos te servirán mucho para tu repaso final. “Tus notas o apuntes son el reflejo de tu orden en clase y de tu interés por aprender”

“Son el segundo paso del éxito en tus exámenes”

“Es tu herramienta para estudiar, pero no es lo único”

Recomendaciones para tomar apuntes:

• Elige una libreta o sección de ella para llevar cada materia

• Es indispensable que la letra sea clara y legible.

• Colocar la fecha de la clase y el tema de la misma, eso te ayudará a ordenarlos e identificarlos.

• Una forma de mejorar la calidad de los apuntes es tomarlos en mayúsculas, puede ser más complicado al principio pero mejoraremos rápidamente.

• Debemos anotar sólo las afirmaciones más importantes del profesor, creando a lo largo de nuestras notas un hilo conductor de su argumentación

• Es útil insertar flechas, cuadros o elementos gráficos en los apuntes, ayudan a construir un orden, también recomendado anotar las referencias bibliográficas o páginas de internet.

• También es útil usar diferentes colores, tres como mucho, para anotar distintas cosas.

• Un elemento indispensable tener a la mano un corrector de tira blanca.

• Los apuntes no se pasan a limpio, salvo raras excepciones.

• Las abreviaturas pueden ser útiles solo si sabemos que significan.

• Es importante anotar las preguntas relevantes que se hagan en clases y que en tu opinión  resolvieron dudas de la misma.

Lo verdaderamente trascendente no es el apunte, sino el acto que tiene lugar en el mismo momento en que se desarrolla la clase.

ESCUCHAR: nos ayuda a prestar atención y captar el mensaje central de las frases. Todo esto nos permite escribir menos y ordenar el contenido de un modo más claro. La práctica de esta técnica nos va dando la habilidad necesaria para saber qué y de qué manera anotar al presentar esquemas. Por ello es bueno irnos familiarizando con la toma de apuntes porque implícitamente poco a poco estamos mejorando la habilidad para realizarlos.

Planifica con antelación los exámenes y trabajos escolares

Esperar al último día por la tarde o noche para estudiar para el examen del día siguiente, no es para nada una buena estrategia, al contrario es solo una medida desesperada para captar una pequeña porción de los temas, genera nerviosismo, preocupación y cansancio y esto no es nada útil ni divertido, ya que difícilmente darás lo mejor de tú mismo si no pegas ojo en toda la noche, todos posponemos cosas de vez en cuando, pero con los exámenes y/o trabajos puede resultar fatal.

Una de las mejores formas de asegurarte de que eso no te pase  es planificando el tiempo de estudio con antelación.

Esperando sean de utilidad, continuaremos en la siguiente entrega.