Van 26 muertos en Laos por ruptura de presa

Las autoridades del país informan que alrededor de 131 personas se encuentran desaparecidas en las siete aldeas que quedaron inundadas tras el percance

Al menos 26 personas han muerto y 131 más se encuentran desaparecidas en Laos tras el colapso de parte de una represa de nueva construcción que inundó siete aldeas de la provincia sureña de Attapeu.

Publicidad

El primer ministro del país, Thonglun Sisulith, ofreció un escueto primer balance de la catástrofe.

Más de 6 mil 600 personas perdieron sus viviendas cuando parte de la represa cedió el lunes e inundó las zonas rurales cercanas.

“El agua llegó tan rápido que tuvimos que salir corriendo de la casa y huir”, contó Phon Vuongchonpu, cuya familia de 12 miembros huyó cuando el nivel del agua llegó hasta el techo de su vivienda.

“Perdimos todo: la motocicleta, muebles, nuestras vacas y cerdos”, lamentó.

Agua potable, alimentos, medicinas, ropa o un lugar seco donde poder cobijarse figuran entre las necesidades básicas de los miles de damnificados.

La Cruz Roja de Laos tenía previsto distribuir hoy 2 mil 500 kilos de arroz, entre otros alimentos, mantas, lonas alquitranadas y unidades purificadoras de agua.

Medios estatales mostraron fotografías de habitantes, algunos con niños pequeños, varados en los techos de viviendas sumergidas, a la espera de ser rescatados.

La lejanía del área afectada y las malas condiciones climáticas están obstaculizando las operaciones de ayuda.

El gobierno declaró el lugar como zona de desastre y los altos cargos acudieron a la zona.

Culpan a las lluvias

SK Engineering & Construction, uno de los dos socios surcoreanos de la obra siniestrada, dijo que la parte alta de una de las cinco represas auxiliares rellenas de tierra cayó el domingo en la noche a consecuencia de las fuertes lluvias.

Pero Korea Western Power, que está previsto que opere la central hidroeléctrica cuando finalicen las obras, dijo que los primeros problemas aparecieron el viernes cuando los trabajadores descubrieron que el centro de la infraestructura se había hundido 11 centímetros.

Las labores de reparación se vieron obstaculizadas por las intensas precipitaciones y las dañadas carreteras, y la situación empeoró el lunes cando empezó a salir una cascada de agua de la represa, inundando siete de las 12 aldeas de la zona, apuntó SK E&C.

La empresa estaba colaborando en los desalojos y rescates además de intentar contener los daños.

La represa, cuya construcción comenzó en 2013, tenía previsto empezar a distribuir energía eléctrica en 2019, y el 90% iba a ser exportada a la vecina Tailandia. El resto se distribuiría en la red local.

La obra forma parte de un plan nacional para aprovechar la red fluvial del país y convertir a Laos en una fuente generadora de electricidad limpia para el Sudeste Asiático.

Según la ONG International Hydropower Association (IHA), existen más de 50 proyectos hidroeléctricos en Laos.

Varias organizaciones de defensa del medioambiente han advertido del impacto ecológico de estas represas en la flora y fauna local, así como sobre las poblaciones rurales.