Warriors, el equipo a batir

En la campaña pasada los Warriors ganaron 67 partidos e incorporaron a Kevin Durant a una ofensiva que era ya temible.

Chris Paul está ahora en los Houston Rockets. Carmelo Anthony y Paul George pasaron a Oklahoma City Thunder. Dwyane Wade jugará para Cleveland Cavaliers. Kyrie Irving y Gordon Hayward llegaron a los Celtics de Boston. El trofeo de la NBA, sin embargo, está en manos de Golden State, y es posible que eso no cambie en la temporada que arranca mañana en Estados Unidos.

Publicidad

En la campaña pasada los Warriors ganaron 67 partidos e incorporaron a Kevin Durant a una ofensiva que era ya temible. Después de su racha ganadora en la fase regular, llegaron a un récord de 16-1 en los «playoff» para sumar su segundo anillo de campeones en tres años.

Mientras los otros equipos trajeron jugadores mediante intercambios o incorporaron a aquellos que estaban libres, los Warriors retuvieron a Durant y mejoraron el contrato de Stephen Curry, dos veces MVP. El astro cobrará 201 millones de dólares por cinco años. El objetivo: mantener intacto el núcleo del equipo, junto a figuras como Klay Thompson y Draymond Green.

«Creo que seremos mejores este año», dijo Steve Kerr, técnico de los actuales campeones de la liga de baloncesto más importante del mundo. «Tenemos una plantilla más profunda», agregó.

Además, Golden State sumó a veteranos como Nick Young y Omri Casspi a su plantel. Dejando de lado una plaga de lesiones, es difícil imaginar quién podría vencer a estos Warriors.

Patrick McCaw (0), jugador de los Golden State Warriors. Foto: AP

Lo que no significa, claro, que los otros equipos no vayan a intentarlo. En la Conferencia Oeste, los Rockets (55-27 la temporada pasada) cuentan con Paul, James Harden y una columna de tiradores de tres puntos.

«(Cuando) sumas a alguien como Chris Paul, estás sumando a un bateador de cuadrangulares a (…) tu plantilla», dijo Mark Jackson, analista de la cadena ABC, metáfora beisbolera mediante. «Ése es un equipo peligroso”.

Los Thunder (47-35), que dejaron ir a Durant en 2016, lograron dos grandes acuerdos para traer a Anthony y a George, además de Russell Westbrook, actual MVP. Pero Oklahoma City necesita encontrar química para desafiar a Golden State.

Ahí están, desde luego, los San Antonio Spurs (61-21), que sumaron a Rudy Gay a un equipo que ya tiene a Kawhi Leonard y a LaMarcus Aldridge, cinco veces All-Star, además de contar con el argentino Manu Ginóbili y el español Pau Gasol.

«Creo que Rudy Gay es un fichaje subestimado al que no se le ha dado la importancia suficiente», dijo Jackson. «Me parece que él va a ser muy dinámico en la plantilla de los Spurs”