11 formas de ahorrar para tus vacaciones soñadas

Haz que ese viaje que tanto deseas se haga realidad con estas 12 ideas para ahorrar

Lo primero que tienes que hacer es pensar… ¿cuánto va a costar la vacación? Una vez que hayas sacado los costos de todo tíralo a la basura y vuelve a empezar. No, no es una broma (bueno, un poquito sí). No tires todo PERO sí vuelve a empezar, esta vez haciendo recortes de presupuesto donde sea posible, por ejemplo:

publicidad
Publicidad

Considera ir en coche en lugar de volar. Pero evalúa los pros y los contras de ambas opciones. Primero que nada ¿se puede llegar en coche al destino? ¿Cuánto tiempo harías? ¿Vale la pena perder un par de días en tu viaje para llegar en coche? Asegúrate de considerar que usar el coche implica: desgaste, costo de gasolina, paradas adicionales (y, por lo tanto, gastos adicionales), aunque si tienes una familia grande aun así puede ser tu mejor opción.

Piensa en rentar una casa. Si tienes una familia grande, o si tus vacaciones las harás con varios amigos o familiares, seguramente será más económico que renten una casa entre todos. Además de eso tendrás más espacio y acceso a una cocina por lo que podrán ir al súper y ahorrar en comidas. Por si eso fuera poco podrás olvidarte de las propinas, el costo de acceso a internet, el costo de estacionamiento y cualquier otro gastito con el que te quieren atorar los hoteles.

Ahorra con la comida. La comida es de las cosas en las que más puedes ahorrar en un viaje, principalmente porque suele ser súper cara. ¿Haz tratado de comprar una botella de agua en el aeropuerto? ¡Ridículo! Empaca alguna botana o comida para el camino, en especial si es un viaje en coche. Busca hoteles que incluyan desayuno… o mejor aún ¡que sean todo incluído!

Busca actividades gratuitas. No todo en esta vida cuesta… ¡aunque te traten de decir lo contrario! En tu destino busca actividades que sean gratis o muy baratas. Pueden incluir visitas a museos, parques, playas, montañas, lugares famosos o importantes.

Planea bien el tiempo que te quedarás. Busca un tiempo con el que estés cómodo, recordando que menos tiempo implica menos costos pero también menos diversión. ¿Qué tanto vale la pena?

Una vez que tus vacaciones cuesten tan poco como puedan entonces es momento de ahorrar de la forma tradicional. ¿Cómo? ¡Gastanto menos! Checa estas opciones:

Deshazte de los gastos innecesarios. ¿Realmente necesitas un teléfono en tu casa? ¿500+ canales en HD con múltiple grabación y miles de películas que seguramente ya has visto varias veces? Contrata servicios On Demand como Netflix para reducir ese gastos.

Compra inteligentemente. Busca ofertas en productos de la casa y que no se echan a perder, como papel de baño, limpiadores y shampoo. Compra suficientes para un año cuando estén de oferta y olvídate por 12 meses de esos gastos.

Evita los restaurantes. Salir a comer suele ser muy caro. Si no te da tiempo de comer en tu casa entre semana, llévate comida al trabajo. No te decimos que te tengas que quedar encerrado en tu casa como un ermitaño, pero reduce esas comidas fuera innecesarias.

Aléjate de las compras impulsivas. ¿Realmente necesitas esa bolsa a mitad de precio? Sí, estarías ahorrando el 50% del costo de la bolsa, pero ¿sabes cómo podrías ahorrar el 100%? Exacto, no comprándola. Siempre que quieras comprar algo no esencial solo piensa en tu vacación de ensueño.

Haz el reto de las 52 semanas. El reto de las 52 semanas simplemente implica ahorrar una cierta cantidad a la semana. Puedes empezar con 10 pesos la primera semana, 20 la segunda, y así sucesivamente. ¿Otra buena idea? Caza el tipo de cambio de la moneda de donde planeas ir. ¿Necesitas dólares? ¡Ahorra en dólares! O cambia tus pesos cuando el tipo de cambio baje un poco.

Vende. Arma una venta de garage con toda tu familia. Saquen todo lo que ya no les queda, ya no les gusta o simplemente tiene 1 año (o más) que no usan. Guarda tus celulares viejos al cambiarlos ¡y véndelos!

Publicidad