Anuncian paro en 60 mil escuelas

Entre el 80 y 90 por ciento de los profesores del SNTE está contra la reforma educativa

Cerca de 400 mil maestros del País adheridos al Comité Ejecutivo Nacional Democrático (CEND), disidencia del SNTE, iniciarán el 24 de agosto un paro de 48 horas, en rechazo a la reforma educativa.
En conferencia de prensa, Antonio Castro López, secretario general del Comité, manifestó que, según sus cálculos, no iniciarán clases entre 60 mil y 70 mil escuelas del país.

Publicidad

En esta acción participarán profesores de 26 estados con capacidad de movilización como Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Zacatecas, Coahuila, Tamaulipas, Querétaro, San Luis Potosí, Aguascalientes y Jalisco.

También lo harán docentes de Michoacán, Distrito Federal, Estado de México, Puebla, Morelos, Guerrero, Tlaxcala, Quintana Roo, Veracruz, Tabasco, Chiapas, Campeche, Nuevo León, Guanajuato, Hidalgo y Nayarit.

En el primer día de paro, los maestros prevén hacer reuniones con padres de familia y el segundo día asambleas y reuniones pedagógico-sindicales.

De acuerdo con el líder sindical, entre el 80 y 90 por ciento de los profesores del Sindicato Nacional de Trabajadores (SNTE) está contra la reforma educativa.

Castro López explicó que reuniendo a maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), del CEND y movimientos emergentes, cerca de un millón de maestros busca la abrogación de la reforma educativa.

Morena se aliará con la CNTE

El dirigente nacional de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Martí Batres Guadarrama, informó que buscará una alianza con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), con el objetivo revertir la Reforma Educativa.

“Debe haber una alianza con los maestros (de la CNTE) para defender la educación pública, a la niñez y a los trabajadores de la educación. No nos metemos con acciones inmediatas, sino la perspectiva de cambiar al gobierno”, dijo.

Enfatizó que lo relevante es unir fuerzas para defender los derechos de la población, sin que los docentes se unan necesariamente a su partido político.

“Cada persona debe decidir cuál es su filiación política; lo más importante no es si se afilian a Morena o no, lo importante es sumar fuerzas para defender los derechos de la población, el derecho al trabajo y a la educación, que son lo que pone en riesgo la llamada Reforma Educativa”, argumentó.