Autoridades universitarias deben rendir cuentas al pueblo

Caldero Político

Recordamos que en 1969, con el decreto 5162 promulgado por el Gobernador Julián Gascón Mercado, se estableció la Universidad de Nayarit y su Ley Orgánica, consolidando definitivamente con ello la labor iniciada en 1925 por los gobernadores Felipe C. Ríos y Ricardo Velarde.

publicidad
Publicidad

De tal forma, nuestra institución fue creada en beneficio de la educación popular para todos los nayaritas por igual, para los hijos de los obreros, de los campesinos, de los maestros, de los profesionistas. Dada esa importancia debe transformarse para bien y consolidarse en todos los aspectos. No valen solamente buenas intenciones, eso debe reflejarse en la realidad, abatiendo sospechas de corrupción, denuncias de malos manejos y dar paso a la transparencia y rendición de cuentas.

Entonces queda grabada esta fecha: 19 de agosto de 1969, cuando el Congreso del Estado mediante el decreto Numero 5162, promulgó la Ley Orgánica de la UAN, siendo su primer Rector el Dr. Ignacio Cuesta Barrios. Ya llovió, ya pasó el tiempo y parece ser que la Universidad vive una crisis latente y peligrosa con lastres que le impiden avanzar.

Por otra parte, también hay que recordar que en 1975, durante el gobierno de Roberto Gómez Reyes, se dio otro paso importante al decretarse la autonomía universitaria con la reforma de varios artículos a la Ley Orgánica dotando a los órganos de la universidad de capacidad para gobernarse, conformar su estructura, atribuciones, sanciones y todo aquello que estimaran necesario para desarrollar el quehacer universitario.

Esa autonomía en ese momento no llegó a consolidarse dado que una parte de la comunidad universitaria que la dirigió desde finales de los setenta hasta mediados de los ochenta, lo hizo desconociendo la legislación producto de la reforma de 1975.

Diez años después, en 1985 se decretó la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Nayarit vigente hasta la presente administración rectoral, según tenemos entendido.

El pasado 19 de agosto cumplió años nuestra universidad ¿y?

Hace falta consolidar sus avances, reformarse y que las autoridades den claridad al manejo de los recursos humanos y financieros en sus manos

Ojalá nuestra universidad salga al pueblo, a las comunidades, a las plazas, a difundir la cultura, la academia, la docencia y la investigación científica. Que rinda cuentas.

Y que siga siendo la institución sólida y del pueblo que todos queremos.

Ya lo veremos.

Publicidad