Consagra Iglesia de Inglaterra a la primera obispa de su historia

Elizabeth Jane Holden Lane, de 48 años, es la nueva obispa de Stockport, y la primera mujer en asumir esta función desde que en 1534 el rey Enrique VIII fundó la Iglesia de Inglaterra, la primera de la Iglesia anglicana

La reverenda británica Libby Lane se convirtió hoy en la primera obispa de la Iglesia de Inglaterra tras ser consagrada en una solemne ceremonia en la catedral de York, que fue interrumpida brevemente por la objeción de un espontáneo.

publicidad
Publicidad

Elizabeth Jane Holden Lane, de 48 años, es la nueva obispa de Stockport, y la primera mujer en asumir esta función desde que en 1534 el rey Enrique VIII fundó la Iglesia de Inglaterra, la primera de la Iglesia anglicana.

Lane asistió acompañada de su familia al servicio oficiado por el obispo de York, John Sentamu, durante el cual reafirmó su credo y juró obediencia a la ley canónica.

A mitad de la ceremonia, a la que asistieron casi dos mil personas, se produjo el incidente con el espontáneo -posteriormente identificado como el reverendo Paul Williamson-, que se opuso a la consagración de la candidata después de que Sentamu pidiera la aprobación de la congregación.

Hermanos y hermanas, habéis escuchado lo grande que es la carga que Libby asumirá y habéis escuchado sus declaraciones. ¿Es vuestra voluntad que sea ordenada?», preguntó el arzobispo, siguiendo el protocolo.

Al tiempo que los reunidos replicaban casi al unísono «sí, lo es», el reverendo opositor dijo: «No, no en mi nombre. No en la Biblia. Con respeto, su gracia, pido hablar sobre este impedimento absoluto».

Sin más atención al asunto, Sentamu leyó entonces una declaración ya escrita y repitió su pregunta, que fue contestada afirmativamente.

Tras la letanía y una plegaria de consagración, Lane, vestida con la tradicional túnica y alzacuellos púrpura, se arrodilló frente al arzobispo para que éste y otros presentes le tocaran la cabeza mientras rezaban.

Posteriormente, Sentamu la ungió en consagración y le entregó una Biblia, tras lo cual quedó proclamada en el cargo entre los aplausos de la multitud.

Con su consagración, Libby Lane se convierte en la octava obispa sufragánea de Stockport, en la diócesis de Chester (norte inglés), donde ya ha servido durante años y ha ocupado varios cargos

Su nombramiento marca un hito en la Iglesia de Inglaterra, la más numerosa en el Reino Unido, que durante décadas se ha debatido sobre la consagración de mujeres al obispado, un asunto que en 2011 motivó la conversión de varios religiosos del protestantismo al catolicismo.

Lane, de 48 años y sacerdote desde 1994, fue elegida primera obispa por el Sínodo anglicano el pasado 17 de diciembre, después de que el julio anterior el máximo órgano rector aprobara la ordenación de mujeres y en noviembre el Parlamento tramitara la legislación correspondiente, con una enmienda a la ley canónica.

Para lograr el consenso en esta cuestión, la Iglesia de Inglaterra, también debilitada por el asunto no resuelto de las bodas entre homosexuales, ofreció a las diócesis que no quieran aceptar a una mujer la posibilidad de mantener un obispo.

 

 

Publicidad