Derecho y acceso a la educación para todos

Caldero Político

Dentro de 20 años, los estudiantes de hoy serán profesionales, con conocimientos y habilidades adquiridas a lo largo de años de educación. Y dentro de 20 años, los menores de edad actualmente sin escuela, la mayoría de los cuales son niñas, se preguntarán por qué permitimos que se les privara de su derecho.

Publicidad

La educación debe abrir las puertas a un futuro brillante  y fructífero; los niños y niñas que se ven privados de ella se enfrentan a barreras casi insuperables, igualmente los jóvenes sin oportunidades. Urge abrir las aulas de escuelas primarias, secundarias y hasta de preescolar, ya no se diga universidades, tecnológicos y espacios que sean necesarios para que todos los aspirantes logren un lugar.

Se requiere de un programa comprometido a crear un mundo en el que todos los niños y niñas, los jóvenes, con independencia de su género, situación socioeconómica o circunstancias, tengan acceso a una educación gratuita, obligatoria y de calidad.  El servir a las poblaciones más marginadas obliga a prestar especial atención a los  grupos más excluidos de la educación.

Se ocupan políticas directas que garanticen  los derechos de todos los que se encuentran en circunstancias difíciles para que entren a una educación básica de calidad y la igualdad de oportunidades.

El acceso a una educación de calidad no es un privilegio, sino un derecho humano fundamental y los gobiernos federal, estatal y municipal no deben cejar en su empeño hasta que todos los niños y niñas, todos los jóvenes, todas las personas, gocen plenamente de ese derecho.