Dieta antiinflamatoria para bajar de peso

Para contrarrestar los fines de semana de excesos culinarios, que resultan en inflamación el lunes siguiente, checa esta sencilla dieta antiinflamatoria

La inflamación es un problema súper común en las mujeres, pero los hombres también sufren de abdomen hinchado conforme avanza el día. El estrés y la intolerancia a ciertos alimentos son las principales causas de esta horrible condición que termina dándonos una mala calidad de vida.

Publicidad
Come mucho

Grasas y aceites. No, esto no significa que puedas correr a la tiendita de la esquina por unas papitas y unos pastelitos. Las grasas y aceites que consumas deben ser saludables. Incluye en tu dieta Omega 3, aceite de canola, linaza y semillas de calabaza. Aumenta el consumo de grasas monoinsaturadas, como las que encuentras en el aceite de oliva, el aguacate y las nueces. Estas grasas han sido relacionadas con la reducción de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Prueba también el aceite de nuez, de semilla de uva y de arroz.

Frutas y verduras. No tenemos que decirte que las frutas y verduras están llenas de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Escoge frutas y verduras de colores brillantes, como brócoli, fresas, espinacas, zanahorias y mora azul. Recuerda consumir al menos 5 porciones diarias.

Fuentes de proteína. Incluye en tu dieta aves magras, como pechuga de pollo o de pavo, pescados y mariscos, para consumir proteínas animales. No te preocupes si eres vegetariano, también las leguminosas como el tofu, la soya, además de nueces y semillas son fuentes de proteínas. Come muchas nueces, almendras, nueces de castilla y nueces de Brasil.

Líquidos. Enamórate del agua. Ese es nuestro mantra. Es un hecho científico que tu cuerpo necesita agua así que toma toda la que quieras diariamente. Agrega jugos de frutas naturales, tés herbales, jugos de verduras bajos en sodio y leche baja en grasa.

Come poco (o mejor aún, nada)

Esta dieta es de sentido común. Es lógico que comer comida chatarra, carnes altas en grasa, azúcar y alimentos procesados incrementa la posibilidades de inflamación en tu cuerpo. Reduce, o evita, el consumo de grasas saturadas y grasas trans, eliminando de tu dieta productos que son tan deliciosos como dañinos, como el tocino y las salchichas de cerdo. Baja tu ingesta de harinas blancas refinadas, elige siempre cereales integrales.

No te pedimos que elimines por completo el azúcar, pero puedes reducir la cantidad que consumes evitando refrescos, pan dulce, dulces, postres y cereales azucarados.

Aunque estos productos no sean tan de sentido común, es posible que tu inflamación provenga de una intolerancia a ciertas plantas, como las papas, tomates y la berenjena. Evítalos por un tiempo para ver si la inflamación mejora o desaparece. Si, efectivamente, la inflamación mejora, es probable que seas intolerante a la solanina.

Recuerda que la vida está llena de decisiones que tomar. Tú eres libre de elegir la opción que quieras de las que se te presentan, pero ahora estarás un poco más informado cuando tomes esas decisiones. Piensa en tu cuerpo, en tu salud y en una mejor calidad de vida.