El verdadero sindicalismo de vanguardia

Con visión ciudadana

Desde sus inicios, o mejor dicho en sus inicios los movimientos sindicales tuvieron como principal objetivo el defender los derechos laborales de sus trabajadores, naturalmente en aquellos tiempos los patrones ejercían su voluntad sin restricción alguna y dejaban en estado indefensión a sus trabajadores, que no les quedaba si no obedecer las órdenes de los patrones sin pena de ser despedidos, en ese orden de ideas los sindicatos fueron de gran ayuda para nivelar la balanza, logrando que los trabajadores alcanzaran condiciones laborales mucho más justas.

Publicidad

Obviamente la realidad que hoy vivimos y que  atraviesan los sindicatos en el presente, dista mucho de lo que era México a principios del siglo pasado, los patrones si bien en ocasiones intentan imponer su voluntad, no se compara ni remotamente con lo que ocurría en el pasado, la nueva realidad generó cambios en la vida sindical,  si bien el discurso continúa en torno a la defensa de los intereses de los trabajadores y la eterna lucha por mejores condiciones laborales, las acciones de los sindicatos modernos se han diversificado y hoy se busca generar beneficios para sus agremiados más allá de las cuestiones laborales.

El sindicalismo moderno y de vanguardia busca mejorar de manera integral la calidad de vida de los trabajadores ofreciendo cursos, capacitaciones en las más diversas materias, generando muestras culturales, torneos deportivos y en general la promoción de buenos hábitos y demás cuestiones necesarias para llevar una vida plena.

En lo que respecta a nuestro estado, no encuentro mejor ejemplo que la labor que vienen realizando tanto el Sindicato del Personal Académico de la UAN como el de Empleados y Trabajadores de la misma universidad, sindicatos liderados por el contador público Carlos Muñoz Barragán y el líder Luis Manuel Hernández Escobedo respectivamente, ambos se han distinguido en las últimas fechas de manera muy positiva por ser fuertes impulsores de las buenas costumbres, desde la apreciación del arte hasta el ejercicio como un hábito de vida prioritario, ambas agrupaciones continuamente desarrollan eventos especiales donde invitan a sus afiliados a realizar este tipo de actividades, de hecho apenas hace algunos días se desarrolló un torneo deportivo donde ambas agrupaciones participaron activamente, registrando una gran afluencia de personas, llegando incluso a competir muchas personas que si bien no están afiliados al sindicato, estaban interesadas en la dinámica y participaron en los diferentes eventos.

Obviamente el esfuerzo de promover este tipo de actividades y de generar acciones complementarias a la lucha sindical por mejores condiciones laborales, es un valor agregado que no es estrictamente indispensable en cualquier sindicato, sin embargo es evidente que genera un valor agregado importante a los trabajadores y marca los sindicatos de excelencia.

Por lo pronto tal y como refería en líneas anteriores, tanto el SPAUAN como el SETUAN, a la fecha continúan dando cátedra de lo que es el sindicalismo de vanguardia, uno que vela por el bienestar integral de sus agremiados.