La lealtad es una profesión

Con visión ciudadana

El pasado 18 de febrero de este 2015, el Presidente Enrique Peña Nieto, publicó en sus redes sociales un mensaje que me pareció además de certero en tiempo, acertado en toda la extensión de la palabra en cuanto a su contenido, el mensaje que venía acompañado de una foto de los elementos que integran el estado mayor presidencial, que por cierto ese mismo día eran celebrados por el Presidente y por todo el país por su invaluable labor en defensa de la integridad del ejecutivo federal, tenía un mensaje en texto muy sencillo, “La Lealtad es una Profesión”. Una frase sencilla pero profunda y es que ciertamente las tareas que desempeñan no sólo el Estado Mayor Presidencial, sino todos los cuerpos de seguridad del país deben de hacer de la lealtad su principal virtud, por igual policías de todos niveles, marinos y efectivos del ejército, deben de practicar la lealtad hasta sus últimas consecuencias, pues de lo contrario como en infinidad de veces nos hemos percatado, corren el peligro de pasar a formar parte de las filas de los enemigos de la seguridad pública, de las bandas del crimen organizado.

publicidad
Publicidad

La lealtad sin embargo, para fortuna de todos nosotros como mexicanos libres que vivimos en esta gran nación, es la principal norma rectora de las fuerzas armadas que el pasado 19 de febrero celebraron otro año en funciones, en este 102 aniversario, las fuerzas armadas han demostrado que lejos de mostrar un desgaste natural a causa del tiempo, han hecho lo mejor por mantenerse en unidad, mejorando directrices internas, cadenas de mando y normas de ejecución con el único propósito de seguir sirviendo la nación y aquí perfectamente podemos retomar las sabias palabras que se enunciaron a través de las redes sociales del presidente, la lealtad hoy más que nunca se ha convertido en una profesión, una profesión de orgullo para quien la desempeña, de tranquilidad para todos nosotros como ciudadanos tanto al interior como al exterior y por supuesto de protección del estado de derecho.

Para nadie queda más claro este último punto que para nosotros que como nayaritas tuvimos que vivir en carne propia tiempos de verdadero terror, antes de que las instituciones de seguridad se hicieran presentes en toda la extensión de la palabra, tiempos en que previo a la toma de protesta del Gobernador Roberto Sandoval, de la entrada en funciones del hoy Fiscal General Edgar Veytia y de la participación tan activa del ejército y la marina, cualquiera corría el peligro de ser secuestrado o extorsionado, literalmente cualquiera era una tierra de nada, y sin la lealtad al país de los hombres y mujeres que pusieron sus vidas en peligro para salvar las nuestras hoy no estaríamos contando esta historia, si no se hubieran desmantelado los grupos criminales y con ello conquistado la paz para todos nosotros hoy sabrá dios donde estaríamos.

Momentos de reflexión donde vemos como estábamos antes o donde imaginamos cómo pudiéramos estar de no ser por la lealtad del ejército mexicano, dejan bastante en claro como esta profesión tan trascendente de la Lealtad es tan valiosa para el desarrollo de la sociedad, donde estarían los grandes logros que se han alcanzado en Nayarit como las inversiones extranjeras de Costa Capomo o los hoteles en Riviera Nayarit o el gran Canal Centenario si la seguridad no fuera una realidad en nuestro territorio.

Publicidad