¡Se salvó! Hija de Whitney Houston ya abrió los ojos

Hace unos días, se dio a conocer que la hija de la fallecida Whitney Houston sería desconectada el mismo día en que la intérprete de “I Will Always Love You” perdió la vida víctima de una sobredosis; sin embargo, ahora la familia de Bobbi Kristina Brown sorprendió al revelar que la joven dio señales de vida y abrió los ojos durante una visita de su tía.

Y es que los seres queridos de la primogénita de la artista indicaron que por primera vez en 12 días mostró esperanzas de sobrevivir, luego de que fuera encontrada bajo el agua en la bañera de su casa en Atlanta. Su tía Leolah Brown destacó que a pesar de que todavía continúa con ayuda respiratoria, ya parpadeó.

Publicidad

“Sabemos que está abriendo sus ojos, eso es verdad. Hay algunas cosas más que está haciendo. Krissi está bien ahorita mismo”, precisó la hermana de Bobby Brown, padre de la joven y ex esposo de Whitney Houston. Señaló que las autoridades todavía no esclarecen cómo Bobbi Kristina quedó en dicho estado, por lo que las investigaciones siguen.

Leolah destacó que las averiguaciones continúan y que ahora el principal sospechoso es Nick Gordon, novio y hermano de Bobbi, quien tiene antecedentes de violencia doméstica y el cual presuntamente maltrataba a la hija de Whitney Houston. Y es que el vecino de de la pareja reportó a las autoridades que antes del percance, se escuchó una fuerte discusión entre los jóvenes.

Nick Gordon es el principal sospechoso en el caso de la hija de Whitney Houston

“Estaba muy afectada cuando la vi, ha sido muy doloroso para todos, principalmente para Bobby porque es su bebé”, dijo Leolah, quien reveló que toda la familia está muy al pendiente de la salud de Bobbi Kristina.

Más noticias

Continúan rescates de damnificados por “Harvey”

A primera hora del martes, Harvey seguía arrojando gran cantidad de lluvia sobre Houston y sus alrededores

Los rescatistas sobrepasados por los miles de llamadas de auxilio durante una de las peores tormentas en la historia de Estados Unidos han tenido poco tiempo para buscar a otras víctimas.

Publicidad

Sin embargo, las autoridades admiten la sombría realidad de que las muertes asociadas al huracán Harvey podrían subir de forma drástica una vez se retiren las inundaciones de uno de los núcleos metropolitanos más grandes del país.

A primera hora del martes, Harvey seguía arrojando gran cantidad de lluvia sobre Houston y sus alrededores.

El impacto de la tormenta se hacía sentir en Lake Charles, en el sudoeste de Louisiana, donde las cuadrillas de rescate estuvieron toda la noche sacando a gente de sus viviendas inundadas.

Se estima que la tormenta virará al este hacia Mississippi para el jueves, con lo que Nueva Orleans está en su paso. Las portentosas imágenes de la trayectoria de Harvey dominaban los radares el martes, justo el 12do aniversario del impacto del huracán Katrina en Nueva Orleáns.

Más de tres días después de que la tormenta asolara la costa de Texas como huracán de categoría 4, las autoridades sólo habían confirmado tres muertes, incluida una mujer fallecida el lunes cuando un gran roble cayó sobre su casa rodante en la pequeña localidad de Porter.

ESTIMAN MÁS MUERTOS

Pero los reportes de personas desaparecidas o a las que se daba por muertas iban en aumento.

“Sabemos que en esta clase de sucesos, tristemente, la cifra de muertos sube”, señaló el jefe de policía de Houston, Art Acevedo.

“Me preocupa mucho cuántos cuerpos vamos a encontrar”, agregó.

Una mujer de Houston dijo que supone que seis miembros de su familia, incluyendo cuatro de sus nietos, fallecieron después de que su camioneta se hundiera en Greens Bayou, en East Houston, aunque las autoridades locales no pudieron confirmar las muertes.

Según Virginia Saldivar, su cuñado Samuel Saldivar conducía el vehículo el domingo cuando una fuerte corriente de agua arrastró la camioneta hasta un pantano.

Saldivar pudo salir por una ventanilla e instó a los niños -cuatro hermanos de entre 6 y 16 años- a escapar por la puerta trasera, pero no pudieron.

Por otro lado, un empleado de un hotel de Houston desapareció cuando ayudaba a unos 100 huéspedes y trabajadores a evacuar el edificio ante la subida del agua, según una portavoz del establecimiento.

El desastre está alcanzando proporciones épicas, con la cuarta ciudad más grande del país paralizada en su mayor parte por una tormenta que se ha instalado sobre la costa del Golfo de México.

MÁS Y MÁS AGUA

Se esperan casi 61 centímetros más de agua además de los 76 cm que ya han caído en algunos puntos, según el Centro Nacional de Huracanes, y las autoridades temen que lo peor esté por llegar.

El área metropolitana de Houston cubre unos 25 mil 900 kilómetros cuadrados.

La cruzan 2 mil 700 kilómetros de canales, arroyos y pantanos que drenan en el Golfo de México, unos 80 kilómetros al sureste del centro de la ciudad.

La zona metropolitana de Houston abarca unos 25 mil 900 kilómetros cuadrados, una zona ligeramente mayor que Nueva Jersey.

La recorren unos 2 mil 735 kilómetros de canales, arroyos y pantanos que desembocan en el Golfo de México, unos 80 kilómetros al sureste del centro.

La zona está generando una cantidad de lluvia que normalmente sólo se veía una vez en más de mil años, indicó Edmond Russo, ingeniero de distrito del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, al que le preocupaba que las aguas rebasaran dos embalses de 70 años que protegían el centro de Houston.

RESCATES FRENÉTICOS

Mientras tanto, los rescatistas seguían sacando a gente de barrios inundados.

El alcalde de Houston, Sylvester Turner, estimó que más de 3 mil personas habían sido rescatadas por la policía.

La Guardia Costera también dijo haber sacado a más de 3 mil personas en bote o por aire y que recibía más de mil llamadas por hora.

Chris Thorn estaba entre los muchos voluntarios que seguían ayudando en la evacuación masiva que comenzó el domingo. Condujo con un amigo desde Dallas con su bote de caza para sacar a desconocidos del agua.

“No podía sentarme en casa y verlo por televisión sin hacer nada, dado que tengo un bote y todas las herramientas para ayudar”, dijo.

Las autoridades ordenaron evacuar Dickinson, un suburbio de Houston, donde viven 20 mil personas.

En Houston continuaba el debate sobre por qué el alcalde no dio una orden similar de evacuación. Turner volvió a defender su decisión el lunes, señalando que una evacuación masiva de millones de personas por carretera era un riesgo mayor que capear la tormenta.

Para el lunes por la noche habían llegado 7 mil personas al refugio más grande habilitado en la ciudad, en el centro de convenciones George R. Brown, que en un principio se había preparado para unas 5 mil personas.

Mientras tanto, la tormenta ganó algo de fuerza el lunes en su camino de vuelta hacia el Golfo, según el Centro Nacional de Huracanes.

Los expertos esperaban que el sistema permaneciera sobre el agua unas 36 horas antes de regresar a tierra al este de Houston en algún momento del miércoles. Después se cree que se dirigirá al norte y perderá fuerza.

Hasta entonces podrían caer hasta 51 cm de agua, indicó el lunes el director del Servicio Nacional de Meteorología, Louis Uccellini.

Eso implica que las inundaciones empeorarán en los próximos días, y que las aguas desbordadas tardarán en retroceder una vez pase la tormenta, señaló la agencia.

Por si fuera poco, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército ha anunciado la apertura de las compuertas en las presas de Addicks y Barker para aliviar los embalses, cuyo nivel ha aumentado rápidamente y amenazan con desbordarse, lo que puede agravar las inundaciones del área metropolitana de Houston.

El agua desembalsada fluirá en Buffalo Bayou, el principal curso de agua que atraviesa la ciudad, e anegará las localidades cercanas. «Si no empezamos a soltar ahora, el volumen de agua incontrolada alrededor de las presas será más alto y tendrá un impacto mayor en las comunidades cercanas», ha explicado el coronel Lars Zetterstrom, comandante del Cuerpo en el distrito de Galverston, citado por Reuters.

Mujer desnuda provocó embotellamiento en autopista de Houston

Según se dio a conocer, una mujer se subió en la parte delantera de un camión de 18 ruedas completamente desnuda y se puso a bailar

Oficiales de la Oficina del Alguacil del Condado Harris respondieron este lunes 7 de marzo a un inusual incidente de tráfico reportado en la autopista 290, al noroeste de Houston.

Publicidad

Según se dio a conocer, una mujer se subió en la parte delantera de un camión de 18 ruedas completamente desnuda.

Agentes de policía y bomberos llegaron al lugar de los hechos para tratar de controlar la inusual situación, que causó un enorme embotellamiento de tráfico en la autopista 290 a la altura de la calle Huffmeister por más de dos horas.

Autoridades aún no dan a conocer detalles acerca de la mujer que protagonizó este incidente o cómo inició el mismo.

Bomberos y oficiales del condado Harris lograron controlar a la mujer alrededor de las 11:00 am.