Temporada Grande termina sin triunfadores en Plaza México

Los tres diestros de la corrida final habían cortado orejas en el serial, pero ayer no lucieron; Angelino y El Chihuahua se dieron un beso, lo que causó polémica

La Temporada Grande de la Plaza México se despidió en medio del silencio y sin cumplir expectativas en el último cartel que parecía dar para más al reunir a triunfadores de corridas anteriores en este mismo serial.

publicidad
Publicidad

Ante la cancelación de última hora del rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza y del mexicano Sergio Flores, la tarde reunió a José Mauricio, José Luis Angelino y Antonio García El Chihuahua.

Lo más comentado fue un beso entre Angelino y El Chihuahua tras compartir un tercio de banderillas y, en cuanto a lo taurino, algunos momentos de José Mauricio en su segundo toro.

Fue una corrida desigual de Monte Caldera, que abrió Angelino de rodillas casi en los medios. Una faena bien preparada, con voluntad, pero falta de eco.

El espada José Luis Angelino abrió de rodillas casi en los medios; su faena estuvo bien preparada. En el cuarto de la tarde llegó la polémica cuando Angelino invitó a El Chihuahua a compartir un tercio de banderillas, momento curioso que generó una escena de discusión y que culminó con un beso entre los dos protagonistas. Ese cuarto era un buen toro llamado Don Pollo, pero poco a poco la faena se diluyó y la conclusión fue un pinchazo de Angelino.

El Chihuahua se adjudicó parte de lo menos malo de la tarde, con una faena valerosa y variada armó un espectacular tercio de banderillas en el tercero de la tarde, pero le faltó toro para llevarse un premio.

En el sexto devolvió la cortesía a Angelino para el segundo tercio, y enseguida una labor empeñosa y de poco brillo.

José Mauricio despertó algunas buenas sensaciones a pesar de que en el segundo se enfrentó a un enemigo de poca clase. El mexicano le puso estética, particularmente por el pitón derecho. La espada le falló y le impidió llevarse un trofeo. En el quinto hubo menos fortuna, y a eso le sumó la frialdad popular. El mexicano se llevó una voltereta al entrar a matar y se tuvo que retirar en silencio.

José Mauricio se fue sin trofeos ante los astados de Monte Caldera.

Intentó hacer algo mejor con el de regalo, pero tampoco tuvo brillo y dio fin a una silenciosa y apagada Temporada Grande.Ese sentir se reflejó entre los pocos asistentes a la plaza, algunos de los cuales colgaron un par de mantas de protesta: “Adiós a la peor temporada de la historia. Basta de corrupción” y “Al toro y a la fiesta se les respeta, no se les explota”, se leyó.

Publicidad