¿Tomar hormonas engorda?

La menopausia es la etapa en la vida de la  mujer en la que desaparece la ovulación, lo que produce ausencia de menstruación. Por lo regular tiene lugar entre los 40 o 50 años, pero todas debemos de estar enteradas de qué se trata y no dejarnos llevar por mitos.

Aumento de peso, el gran mito

publicidad
Publicidad

Uno de los grandes mitos de las terapias hormonales es que tiende a provocar sobrepeso en las mujeres. ¿Será cierto que tomar hormonas engorda, ya sea en la terapia hormonal durante la menopausia o en los métodos anticonceptivos hormonales?

El Dr. Jesús Armando Montaño, médico especialista en Ginecología y Obstetricia con Master en Climaterio y Menopausia por la Universidad Internacional Menéndez-Pelayo de Madrid, España y certificado por el Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia nos respondió dentro del encuentro con medios organizado por Pfizer:

“En general se sube de peso cuando hay un desequilibrio entre la ingesta de energía y el consumo de energía. Ni la terapia de reemplazo hormonal durante la menopausia, ni el consumo de anticonceptivos, ni la mala suerte hace que la mujer engorde. Es un desequilibrio entre lo que uno ingiere y lo que quema”, explica el experto.

Sin embargo, la presencia o ausencia de hormonas sí influye directamente en la distribución de grasa en las mujeres y, contrario a lo que se piensa, tomar hormonas no produce la acumulación de grasa sino todo lo contrario:

“La distribución de grasa en una mujer que tiene estrógenos se va principalmente a la cadera y tiene forma de pera. Cuando hay ausencia de estrógenos cambia esta distribución de grasa y se va hacia la posición central. Es decir, se empieza a acumular grasa en el abdomen, es una distribución similar a la de los hombres. Se le llama distribución manzana. Esta distribución de grasa lo que condiciona son trastornos metabólicos muy importantes, va afectando sobre todo el metabolismo de los carbohidratos, y de las grasas y este proceso favorece el desarrollo de problemas de hipertensión y provoca inflamación en los vasos sanguíneos”, nos comenta el Dr. Montaño.

Lo anterior significa que la presencia de hormonas no hace que subamos de peso, pero la ausencia de estas sí.

Publicidad