Trámite de pasaporte a través de Internet tendrá que esperar

La SRE suspendió la nueva plataforma digital para facilitar el trámite de pasaporte

La nueva plataforma digital del gobierno de México con la que se pretendía facilitar el trámite para obtener un pasaporte no tuvo éxito en su arranque, ni siquiera 24 horas.

Publicidad

Este jueves, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que debido a problemas informáticos y probables fallas del servidor del proveedor contratado para este nuevo sistema no será posible la emisión del documento hasta nueva fecha.

Luego de asegurar que la dependencia ya trabaja para restablecer este servicio, detalló que en caso de que se amerite una atención especial y especializada se podrá realizar en sus delegaciones.

“La SRE ofrece a la ciudadanía una disculpa por las molestias que ha originado este desfase del sistema y estaremos atentos para atender y resolver en las Delegaciones de la dependencia”, apuntó.

Cabe recordar que fue apenas hace dos días, el 29 de septiembre, cuando la SRE señaló que a partir de este 1 de octubre mediante  el portal www.gob.mx, la ciudadanía podría obtener de manera más fácil el pasaporte, sin presentar fotografías o copias fotostáticas de los documentos solicitados.

Más noticias

Especialista revela que el enamoramiento en pareja solo dura tres años

La psicóloga de la Unidad de Medicina Familiar número 57 del IMSS conocida como “La Margarita”, Elizabeth Cuevas Soria, resaltó que el enamoramiento dura de dos a tres años, después de eso se acaba el encanto.

En rueda de prensa mencionó que dicho estado es un asunto biológico, debido a que intervienen las hormonas y los neurotransmisores, las que, de manera conjunta, hacen una explosión dentro de la persona y eso hace que todo lo racional se vuelva irracional a través del enamoramiento.

Publicidad

“Los problemas empiezan desde el enamoramiento porque es algo irracional, al venir el impulso y el apego, la necesidad de posesión y pertenencia, desde ahí puede comenzar la problemática”, acotó.

Elizabeth Cuevas explicó que primero se genera una atracción hacia la persona y que es meramente físico con las feromonas, posteriormente se pasa a la etapa de reconocimiento y se interactúa con la persona conociendo los gustos.

Posteriormente dijo que llega la etapa del compromiso en que elaboran un proyecto juntos de pareja, al mismo tiempo de referir que también hay amor hacia los hijos y padres, de ahí, que el amor es una expresión plena del ser humano y que no sólo se expresa hacia una pareja.

La psicóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) mencionó que cuando surge una ruptura se da un síndrome de abstinencia que es la falta o carencia de amor, es decir, se genera un duelo y la recomendación que hace la especialista es acudir a un psicólogo porque puede ser difícil para la persona.

“El proceso de duelo puede durar entre seis meses hasta tres años, de ahí, que si se atiende se puede optimizar. Los adolescentes se detectan problemas como el cutting -auto lesiones- por ruptura amorosa; en los adultos, problemas de violencia familiar, y adultos mayores, pérdida de la pareja por fallecimiento”, acotó.

Cuevas Soria enfatizó que por lo anterior y para no llegar a esas medidas es que deben acudir a especialistas, esto independiente de poder mantener la mente ocupada y desarrollar actividades que comúnmente no hacían por complacer a su pareja, de ahí, que deben requilibrar tu vida y retomar la convivencia familiar, los amigos y ejercicio.

La especialista del IMSS en Puebla subrayó que las personas deben regresar al diálogo en persona, a fin de saber cómo interactúan, ya que en la actualidad las relaciones son con base en la tecnología, la cual se debe dejar de lado y retomar la relación persona a persona.

Advirtió que el ser humano tiene la capacidad de enamorase más de tres veces, al mismo tiempo de ejemplificar que todos tuvieron el primer amor, después un amor más maduro como puede ser en la etapa de la universidad.

Le sigue el amor con mayor madurez y que puede llegar al matrimonio; sin embargo, al presentarse diferencias y problemas al darse la separación, puede llegar a tener otro más y de esa manera a enamorarse nuevamente, apuntó.

 

 

Poliamor, ¿qué se vale y qué no en este tipo de relaciones?

La aventura del hombre casado con esa vecina que tanto le gusta o la historia de aquella chica que se cita con un antiguo compañero de instituto a escondidas de su novio no son poliamor. Una relación poliamorosa se basa en la sinceridad y requiere el consentimiento de todas las personas implicadas.

‘Poliamor significa establecer relaciones sentimentales con más de una persona a la vez, de manera ética, responsable y consensuada’, precisa Karen Moan, portavoz de la Asociación Poliamor Madrid, una entidad que tiene como objetivo la difusión del poliamor.

Publicidad

¿Qué es válido?

Las relaciones poliamorosas pueden ser de muy diversos tipos:

Una persona puede tener dos amantes que no estén con nadie más o que, a su vez, tengan otros amantes.

Uno de los miembros de la relación sea bisexual y tenga amantes de ambos géneros Un trío en el que todos sean amantes de todos Se puede convivir con uno o con varios amantes, vivir en casas distintas, criar a un hijo que tenga dos madres y un padre o viceversa

Las posibilidades son muy amplias pero, sea cual sea la estructura elegida, ‘lo importante es que funcione y que esté acordada por todas las partes implicadas con sinceridad y respeto’, subraya la Asociación Poliamor Madrid.

El enamoramiento forma parte del inicio del desarrollo normal del amor. El enamoramiento tiene un componente temporal, de modo que en una relación de pareja suele restringirse a los primeros años, según la especialista.

Existen relaciones principales y secundarias…

‘Parece que el modelo más común podría ser el de relación principal y secundaria, quizás porque muchas personas que optan por la opción del poliamor lo deciden estando en pareja’, afirmaKaren Moan. Asimismo, detalla que hay factores, como la convivencia o la crianza, que determinan el funcionamiento pero, en general, ‘creo que se tiende a la desestructuración de los modelos y a igualar los sentimientos’, opina.

La diferencia entre una relación poliamorosa y una monógama radica en que, en el primer caso, las personas que forman parte de la relación han aceptado y consensuado explícitamente la no exclusividad de la pareja. No obstante, los celos pueden aparecer en múltiples ocasiones, por ejemplo, cuando las expectativas sobre la distribución del tiempo entre los distintos miembros de la relación no se ajusten a lo esperado por una de las personas, detalla.

Obstáculos…

Uno de los obstáculos al que a menudo tienen que enfrentarse las personas que practican el poliamor es el rechazo social. En este sentido, Karen Moan considera que ‘el poliamor se acepta mal socialmente porque aún no ha llegado a entenderse bien’.

Explica que esta opción pasa por una deconstrucción de nuestra educación, por una lucha por la igualdad de género, por relaciones respetuosas y libres. No hay nada reprochable en amar a más de una persona, sostiene.

Finalmente, se entiende que como en todas las conductas que se salen de la norma social, es frecuente que estas personas encuentren cierto rechazo entre los que conocen su situación; en gran parte, esto se debe a que en el imaginario colectivo de una sociedad en su mayoría heterosexual y monógama, las relaciones poliamorosas pueden asociarse a personas que no son capaces de comprometerse en una relación, que se sienten insatisfechas con sus compañeros sexuales, que sólo buscan sexo, etc.

¿Por qué no funcionan las relaciones a larga distancia?

Leí una fórmula muy cierta: celos=proximidad de personas atractivas para ti x distancia entre tu pareja y tú, ¿así o más claro?

A pesar de que ahora tenemos mil herramientas para estar comunicados (Skype, FaceTime, Facebook, WhatsApp y la lista crece y crece), ¿qué tan preparados están para vivir lejos?, ¿será tan buena idea vivir pegados al Smartphone o Laptop para llamarse?, o peor aún ¿podrán compartir sus nuevas experiencias de la misma manera?.

Publicidad

Dos mundos nuevos se están creando y aunque su relación lleve mucho tiempo las cosas estarán bajo tensión, además del factor de vivir separados, sin intimidad y conociendo gente nueva; el hecho es que realmente una pareja no estará para nada unida a la distancia (menos si consideras que empiecen a estudiar una carrera en otra ciudad o un nuevo puesto en el trabajo que te absorberás las neuronas).

Sean Conrad de Askmen.com, relató en su columna que esto sucede frecuentemente en las universidades, ¿por qué?, cuando alguien por fin se siente libre, en una nueva etapa y en un entorno totalmente nuevo, los pretextos serán recurrentes cuando no se puedan ver y las cosas se pondrás feas: celos, reclamos, problemas (con o sin fundamentos, da igual, son problemas).

Así que afirma que cuando finalmente se termina con una relación de larga distancia, lo que la mayoría piensa es: cuánto tiempo perdí, debí terminar la relación antes y en silencio?; obvio dolerá y evidentemente no será fácil, pero a largo plazo es lo mejor que se puede hacer.

Pero, tenemos también el lado amable

Hay muchas relaciones exitosas, que también atravesaron por situaciones complicadas por la distancia, la diferencia se llama compromiso; entendido como un acuerdo donde alguno accede a cambiarse de ciudad para estar juntos (en determinado plazo) o quizá simplemente establecer fechas de viaje para pasar más tiempo juntos.

Solo recuerda que ‘No hay nada temporal y nadie sabe lo que puede pasar después’, tampoco la solución mágica es literalmente comprometerse, porque podría ser solo una locura por el momento.

Por eso, la gran conclusión es que lo mejor que dos personas en ciudades lejanas pueden hace es terminar en las mejores condiciones y que cada quien siga adelante con su vida.

Hay parejas que lo han manejado apropiadamente quedando como amigos, dejando las cosas abiertas para volver a estar juntos en el futuro (si así fuera el caso), mientras cada uno descubre su nuevo mundo y está a gusto con su situación personal, sentimental y sin problemas a larga distancia.

Poliamor, ¿qué se vale y qué no en este tipo de relaciones?

Este tipo de relación debe ser consentida por las personas en cuestión y aunque no lo creas, no existen engaños, ni malos entendidos…

La aventura del hombre casado con esa vecina que tanto le gusta o la historia de aquella chica que se cita con un antiguo compañero de instituto a escondidas de su novio no son poliamor. Una relación poliamorosa se basa en la sinceridad y requiere el consentimiento de todas las personas implicadas.

Publicidad

‘Poliamor significa establecer relaciones sentimentales con más de una persona a la vez, de manera ética, responsable y consensuada’, precisa Karen Moan, portavoz de la Asociación Poliamor Madrid, una entidad que tiene como objetivo la difusión del poliamor.

¿Qué es válido?

Las relaciones poliamorosas pueden ser de muy diversos tipos:

Una persona puede tener dos amantes que no estén con nadie más o que, a su vez, tengan otros amantes.

Uno de los miembros de la relación sea bisexual y tenga amantes de ambos géneros

Un trío en el que todos sean amantes de todos

Se puede convivir con uno o con varios amantes, vivir en casas distintas, criar a un hijo que tenga dos madres y un padre o viceversa

Las posibilidades son muy amplias pero, sea cual sea la estructura elegida, ‘lo importante es que funcione y que esté acordada por todas las partes implicadas con sinceridad y respeto’, subraya la Asociación Poliamor Madrid.

El enamoramiento forma parte del inicio del desarrollo normal del amor. El enamoramiento tiene un componente temporal, de modo que en una relación de pareja suele restringirse a los primeros años, según la especialista.

Existen relaciones principales y secundarias…

‘Parece que el modelo más común podría ser el de relación principal y secundaria, quizás porque muchas personas que optan por la opción del poliamor lo deciden estando en pareja’, afirmaKaren Moan. Asimismo, detalla que hay factores, como la convivencia o la crianza, que determinan el funcionamiento pero, en general, ‘creo que se tiende a la desestructuración de los modelos y a igualar los sentimientos’, opina.

La diferencia entre una relación poliamorosa y una monógama radica en que, en el primer caso, las personas que forman parte de la relación han aceptado y consensuado explícitamente la no exclusividad de la pareja. No obstante, los celos pueden aparecer en múltiples ocasiones, por ejemplo, cuando las expectativas sobre la distribución del tiempo entre los distintos miembros de la relación no se ajusten a lo esperado por una de las personas, detalla.

Obstáculos…

Uno de los obstáculos al que a menudo tienen que enfrentarse las personas que practican el poliamor es el rechazo social. En este sentido, Karen Moan considera que ‘el poliamor se acepta mal socialmente porque aún no ha llegado a entenderse bien’.

Explica que esta opción pasa por una deconstrucción de nuestra educación, por una lucha por la igualdad de género, por relaciones respetuosas y libres. No hay nada reprochable en amar a más de una persona, sostiene.

Finalmente, se entiende que como en todas las conductas que se salen de la norma social, es frecuente que estas personas encuentren cierto rechazo entre los que conocen su situación; en gran parte, esto se debe a que en el imaginario colectivo de una sociedad en su mayoría heterosexual y monógama, las relaciones poliamorosas pueden asociarse a personas que no son capaces de comprometerse en una relación, que se sienten insatisfechas con sus compañeros sexuales, que sólo buscan sexo, etc.

Horóscopos 3 de marzo del 2016

Los ataúdes son del pasado

Horóscopo del 6 de abril